La amatista calma las emociones, fomenta la lucidez mental y ayuda en la adquisición de sabiduría. La amatista es una piedra de la mente que ofrece tranquilidad y lucidez. Se dice que la amatista armoniza a su portador con intuición, sentimientos y valores. Ha sido relacionada durante mucho tiempo con la sobriedad y es útil para combatir el alcohol, la comida y otras adicciones. También se cree que atenúa el comportamiento obsesivo compulsivo.

La calcedonia azul se considera una piedra de energía suave y calmante. Por este motivo suele ser una piedra recomendada para los niños. Aporta serenidad, creatividad y optimismo. Favorece la expresión, la escucha y la comunicación. A nivel curativo se dice que tiene un efecto antiinflamatorio, que potencia el sistema inmunitario y ayuda a sanar los pulmones.

El cuarzo blanco o transparente es uno de los más poderosos, gracias a sus propiedades purificadoras, las cuales ayudan a eliminar las malas energías del cuerpo, aun cuando no se está consciente de ellas.

También conocido como lechoso, este cuarzo es uno de los cristales de mayor valor espiritual, por lo que suele ser utilizado para meditar.

El cuarzo rosa se considera la piedra del corazón. Abre y fortalece el 4º chakra, conectando con el amor a uno mismo y el amor universal. Conecta con la paz interior y fomenta la realización personal. Es una piedra de sanación muy útil que permite liberar las emociones reprimidas en el corazón.